Las pequeñas comunidades de British Columbia son una opción más para los emprendedores.

 -  -  bookmarkbookmark1


Las pequeñas comunidades de British Columbia son una opción más para los emprendedores.

El programa de nominación provincial de British Columbia lanzo no hace mucho una categoría piloto para impulsar el crecimiento económico de pequeñas comunidades a través de la apertura de nuevos negocios.

A pesar de que el programa tiene unas directivas generales, cada comunidad registrada en el programa tiene su propio criterio de aplicación y selección de los candidatos a los cuales les dará soporte.

Quienes estén interesados en participar de esta iniciativa deben tener un patrimonio mínimo de $300,000 CAD y realizar una inversión mínima de $100,000 CAD.  La procedencia de estos fondos y la verificación de los mismos debe ser evaluada y certificada por una de las firmas contables radicadas en la provincia y que sean aceptadas para este programa.

Los candidatos deben poder demostrar que tienen experiencia laboral como dueños de empresa o como gerentes de alto nivel para garantizar, en cierta medida, el éxito del proyecto.  El programa exige que los candidatos cuenten con por lo menos 3 años, dentro de los últimos 5 años,  de experiencia como dueños de negocio o 4 años, dentro de los últimos 5 años, de experiencia laboral como gerentes de alto nivel o la combinación de 1 año como dueños y 2 como gerentes de alto nivel dentro de los últimos 5 años.

Los candidatos deben demostrar que tienen estudios postsecundarios,  de lo contrario deben demostrar que tienen por lo menos 3 años de experiencia laboral como dueños únicos de una empresa dentro de los últimos 5 años. 

Los candidatos a nominación bajo esta categoría de emprendimiento regional deben ser dueños de por lo menos el 51% del negocio propuesto y deben comprometerse a crear por lo menos 1 empleo para un residente o ciudadano canadiense que resida en la comunidad donde se emprenderá el negocio; deben, además, tener un nivel de inglés o francés equivalente por lo menos a 4 en el estándar Canadiense y deben realizar por lo menos 1 visita exploratoria a la comunidad en la que están interesados y en la que planean abrir su negocio. 

Una vez han discutido el proyecto con la comunidad deben presentar una propuesta oficial del negocio  y si esta es aceptada y es avalada por la comunidad que ellos seleccionaron podrán proceder con la apertura del mismo.

Quienes sean respaldados por una de las comunidades recibirán el soporte para que Inmigración les expida un permiso de trabajo con una duración de 2 años. Ellos tendrán 12 meses para poner en marcha la empresa y demostrar que están cumpliendo con las “promesas” hechas en el plan de negocio. 

Las franquicias están autorizadas bajo este programa al igual que los negocios de estación siempre y cuando estos operen por lo menos 8 meses del año.  Lo que no está permitido es comprar un negocio que ya se encuentra funcionando en la comunidad.

Como parte de las condiciones el empresario debe radicarse en la comunidad y estar físicamente presente en ella por lo menos el 75% del tiempo.

Hasta el día de hoy hay 44 comunidades registradas en el programa con poblaciones que fluctúan entre 617 y 74003 habitantes y con necesidades de negocios que van desde agricultura hasta almacenes de ropa y accesorios pasando por bares, restaurantes, servicios técnicos, hoteles o bed and brekfasts, construcción, ingeniería de sistemas, producción de alimentos y servicios de cuidado de personas enfermas o ancianos, entre otros.

El costo de registro para este programa  es de $300 CAD y el de aplicación es de $3,500.

Si bien es cierto que los lineamientos generales son controlados por la provincia como tal, son las comunidades, cada una de manera independiente, la que decide qué clase de negocio acepta y a quien le da soporte.

Este tipo de programas regionales se perfila como una solución para atraer inmigración a las áreas más necesitadas de la misma, y a la descongestión de la inmigración hacia las grandes urbes canadienses que es lo que normalmente genera frustración a los nuevos inmigrantes cuando se enfrentan con la realidad de que la consecución de trabajo en Toronto, Vancouver, Montreal y Calgary no es tan fácil como lo imaginaban o que ser emprendedor en estas grandes ciudades es más costoso y tienen más competencia de lo que presupuestaron los emprendedores.

Claudia Palacio., RCIC        
ICCRC R 416911
Pueden dirigir sus preguntas a claudia@cpalacio.com

comments icon 0 comments
0 notes
70 views
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *